La anosmia es l sepa de percepción de olores debido a una perturbación en el recorrido olfativo. Su causa, es muy variada, desde un desarrollo infeccioso como el Covid-19, hasta de origen congénito o desviaciones del tabique nasal

El olfato es un sistema complejo que comienza en la nariz y transmite mediante impulsos nerviosos las experiencias olfativas hasta el cerebro, que las trata. Si durante este recorrido existe alguna alteración o interrupción, el sentido del olfato puede verse perjudicado e incluso abolido por completo. En el momento en que una persona, por el fundamento que fuere, deja de percibir los olores, diríase que padece una anosmia.

Causas que causan la pérdida de olfato

Las causas de una anosmia pueden ser múltiples, todo lo que pueda afectar a este desarrollo de transmisión de la información en cualquiera de sus etapas. Algunas personas padecen de anosmia innata, por modificaciones a nivel de los receptores olfativos o de las construcciones cerebrales que los procesan, pero la mayoría de los casos de anosmia tienden a ser adquiridos, algunos reversibles y otros no. Las principales causas de anosmia, en las múltiples posibles, son:

  • Congénita
  • Infecciosas y también inflamatorias:
  • Estructurales:
    • Pólipos nasales
    • Desviaciones del tabique nasal
    • Tumores intranasales
    • Cuerpos extraños en la nariz
    • Rinoplastia
  • Neurológicas:

Síntomas de pérdida de olfato

La clínica de la anosmia es visible, la ausencia de percepción de olores. El comienzo puede ser brusco o mucho más insidioso y en función de la causa aparecerán otros síntomas acompañantes. Además, la extensa variedad de probables causas provoca que el rango de síntomas acompañantes de la anosmia sea muy extenso, pero exactamente este suceso puede ayudar a detectar mejor cuál es la posible causa del déficit olfativo.

En las anosmias de causa infecciosa frecuenta haber:

  • Rinorrea
  • Incremento de la mucosidad
  • Tos
  • Malestar general
  • Fiebre
  • Sensación de ocupación a nivel de las fosas nasales.
  • En ocasiones, tanto en las causas infecciosas y también inflamatorias como en las estructurales, puede haber sangrado nasal (epistaxis).

Frente a un paciente con anosmia es fundamental hacer un óptimo interrogatorio para valorar los síntomas acompañantes, estudiando el inicio de la carencia de olfato, distinguiendo si es verdaderamente total o únicamente parcial, y valorando antecedentes traumáticos o episodios anteriores. Es recomendable efectuar un examen del interior de las fosas nasales con un rinoscopio para ver la mucosa nasal y ver si está inflamada, si hay un exceso de mucosidad o si existe algún elemento que obstruya la vía nasal.

En función de la sospecha diagnóstica, se efectuarán unas u otras pruebas, como pueden ser una analítica de sangre, radiografías de los senos nasales, una tomografía axial computadorizada (TAC) o una resonancia magnética nuclear (RMN).

Tratamiento para la anosmia

El régimen de la anosmia diferirá mucho en función de la causa subyacente de la misma.

  • En caso de una anosmia de origen infeccioso se tratará con antiinflamatorios, antihistamínicos y, si es necesario, corticoides intranasales y antibióticos.
  • Las anosmias de origen obstructivo causadas por pólipos nasales, tumoraciones o desviaciones del tabique nasal se corregirán mediante una intervención quirúrgica, trámite que puede ser necesario también en el caso de las sinusitis crónicas.
  • Las anosmias por faltas alimenticias o de oligoelementos deben corregirse con el aporte de la sustancia deficitaria.
  • Aquellas anosmias de origen neurológico tienen la posibilidad de tener un peor pronóstico y el tratamiento va a ser fundamentalmente el de la enfermedad neurológica de base.
  • Las anosmias innatas y aquellas debidas a un daño cerebral en las áreas que procesan la información olfativa no tienen tratamiento.

Gracias a la extensa variedad de causas no existen unas recomendaciones específicas para evitar la anosmia. En el caso de presentarla y no ser adecuada a una causa visible y transitoria como puede ser un cuadro catarral o gripal, es esencial entrar en contacto con un otorrinolaringólogo.

¿Sabías que tenemos la posibilidad de distinguir hasta 10.000 fragancias?

El paseo de la sensación olfativa comienza cuando los receptores olfatorios, que se encuentran en la glándula pituitaria amarilla de la nariz, son estimulados por las sustancias volátiles de un preciso olor. Hay 7 tipos diferentes de receptores nerviosos olfativos cuya estimulación combinada deja distinguir hasta 10.000 olores diferentes:

  • Alcanforado
  • Almizclado
  • Etéreo
  • Floral
  • Mentolado
  • Picante
  • Pútrido

Esto desencadena un impulso nervioso que se transmite por el nervio olfativo o primer par craneal, que atraviesa la pared del cráneo y transmite la información al bulbo olfatorio, primera parada de la recepción olfativa, y desde ahí la información se transmite en primer lugar al hipotálamo y luego a la corteza cerebral, que es en el momento en que el olor se torna consciente.

Lo que has de saber:

  • Anosmia es la ausencia de percepción de olores debido a una perturbación en el paseo olfativo.
  • Causas: innata, infecciosa e inflamatoria, estructural o neurológica.
  • El tratamiento de la anosmia diferirá mucho en función de la causa.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page