4 Min de lectura | Se charla de hipertrofia de clítoris cuando éste es mucho más grande de lo común y puede dar aspecto de pene pequeño, pudiendo ocasionar afecciones en las relaciones sexuales.

El clítoris es un órgano genital femenino cuya parte aparente es el capuchón del clítoris. En realidad lo que frecuentemente denominamos clítoris es la parte visible de un órgano considerablemente mayor que se prolonga en hondura hasta el hueso púbico.

Embriológicamente es homólogo al pene masculino, pero en contraste a este, la única función que tiene es sexual y no está involucrado en la función reproductiva. El tamaño de esta parte visible es variable, entre 2 y 6 mm de ancho, y 2 y 9 mm de longitud. Cuando supera esas medidas es en el momento en que charlamos de hipertrofia de clítoris.

Causas de la hipertrofia del clítoris

La mayor parte de las hipertrofias de clítoris son innatas, las hipertrofias adquiridas a lo largo de la vida son muy inusuales. Y tanto unas como otras tienen que ver con la predominación de un exceso de hormonas virilizantes sobre los genitales.

Si bien el sexo cromosómico está preciso desde el mismo instante de la concepción del feto, a lo largo de las primeras semanas de gestación los embriones masculinos y femeninos son completamente indiferenciables.
Desde un instante particular, el feto con cromosomas masculinos empezará a segregar hormonas masculinas que van a ser las causantes de que se desarrollen genitales masculinos. La sepa de ellas va a ser la responsable de que se desarrollen genitales de aspecto femenino.

Esto es que, si durante estas semanas de desarrollo embrionario existe algún fallo a este nivel, se puede producir una masculinización de los genitales de un feto cromosómicamente femenino y a la inversa.

Hormonas virilizantes

Las causas de que un recién nacido cromosómicamente femenino presente una hipertrofia congénita del clítoris las tenemos la posibilidad de agrupar según el origen de las hormonas virilizantes que la han causado:

  • Origen fetal: nuestro feto las ha secretado, sea por algún inconveniente endocrino, o déficit enzimático de la cadena de producción de estas hormonas que dieron lugar a un exceso de andrógenos, o por un tumor ovárico o de las suprarrenales secretor de este género de hormonas.
  • Origen materno: tumor materno que segregue estas hormonas y que llegan hasta el feto por medio de la placenta o por toma directa de fármacos androgénicos durante el embarazo como los fármacos anabolizantes que a veces toman los atletas para aumentar la masa muscular.

Si a lo largo de la vida intrauterina de un feto femenino hay un exceso de hormonas virilizantes el recién nacido puede enseñar un tamaño aumentado de su clítoris o hipertrofiado, y va a deber hacerse un estudio para identificar la causa y corregirla.

El primer estudio que resulta conveniente efectuar ante cualquier ambigüedad en la manera de los genitales externos de un recién nacido es un cariotipo, esto es, saber su fórmula cromosómica y si los cromosomas sexuales son XY (masculino) o XX (femenino).

Hipertrofia adquirida

No hay que olvidar que otra causa de un clítoris sobresaliente al nacimiento puede ser gracias a la hinchazón traumática de los genitales a lo largo del trabajo de parto en determinadas situaciones, sobre todo si es aislada y el resto de anatomía genital es habitual, y en un caso así se resolverá espontáneamente.

Las causas de una hipertrofia de clítoris adquirida serían las mismas, la acción de hormonas virilizantes durante el avance puberal de una niña, por tumores secretores de andrógenos del ovario o la suprarrenal, o la administración exógena de este tipo de substancias o el desarrollo de un tumor en el propio clítoris que lo lleve a cabo acrecentar de tamaño.

¿Tiene régimen?

Sea cual sea la causa el tratamiento radica en detectarla y manejarla para detener el crecimiento.

  • En casos de hipertrofia conseguida corrigiendo el exceso de hormona que la ha provocado puede ser suficiente a fin de que espontáneamente vuelva a su tamaño habitual.
  • Las hipertrofias congénitas por norma general no tienen una corrección espontánea y el clítoris continuará con un tamaño aumentado, lo que puede perjudicar negativamente a nivel psicológico y físico. El exceso de tamaño puede ocasionar afecciones por hipersensibilidad a lo largo de las relaciones íntimas. En estos casos, el régimen es quirúrgico mediante la extirpación del exceso de tejido y reconstrucción del clítoris a fin de que tenga su tamaño habitual, devolviéndole su funcionalidad y proporción estética.

Lo que has de saber:

  • La mayor parte de las hipertrofias de clítoris son innatas, las hipertrofias adquiridas durante la vida son muy infrecuentes.
  • Tanto unas como otras tienen relación con la influencia de un exceso de hormonas virilizantes sobre los genitales.
  • Sea cual sea la causa el tratamiento radica en advertirla y tratarla para detener el desarrollo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page