Cuando usted lea estas líneas probablemente ya haya finalizado el estado de alarma. Pero varias cosas por el momento no volverán a ser como las conocíamos antes de la pandemia. Aunque hayamos vuelto a recobrar la rutina, no se puede hablar todavía de normalidad. Vamos a estar en la llamada “nueva normalidad” o “normalidad adaptada”, como la ha definido el Gobierno.

Y adaptación es lo que necesitaremos para respetar las obligaciones y precauciones a proseguir durante los próximos meses. Las normas de higiene, seguridad y convivencia que regirán en España tras la desescalada han quedado plasmadas en el Real Decreto-ley 21/2020, de 9 de junio, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer en frente de la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19. La regla se publicó en el BOE el 10 de junio, con lo que entró en vigor el 11 de junio.

Las medidas establecidas en esta ley son muchas y regirán hasta el momento en que el Gobierno de Pedro Sánchez declare que la crisis sanitaria causada por la COVID-19 ha finalizado. Ese momento va a llegar cuando haya un informe favorable del Centro de Coordinación de Notificaciones y Emergencias Sanitarias (CCAES).

Higiene, seguridad y convivencia tras la desescalada

Hasta entonces, esto es lo que nos espera tras la desescalada:

  • Uso obligatorio de la mascarilla para mayores de 6 años “en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre y cuando no resulte viable garantizar el mantenimiento de una distancia de seguridad interpersonal de, por lo menos, 1,5 metros”.

Asimismo es obligatoria en el transporte público y en automóviles privados de hasta nueve plazas en el momento en que los usuarios no vivan en exactamente la misma casa. Se contemplan ciertas excepciones, pero la multa puede ser de hasta 100 euros si se incumple esta norma.

  • Almacenar una distancia de 1,5 metros con otra gente. Hasta el desenlace de la etapa 3 era de 2 metros.
  • La vuelta al trabajo presencial debe hacerse de manera gradual y por turnos. Además de esto, la empresa debe proveer material de protección, tales como mascarillas y gel hidroalcohólico. De todas formas, se recomienda proseguir con la fórmula del trabajo a distancia siempre que sea posible.
  • Las tiendas, hoteles, hospedajes turísticos, bares, sitios de comidas, equipamientos culturales, espectáculos públicos o centros de deportes deberán tomar las medidas oportunas para eludir que haya aglomeraciones y asegurar una distancia interpersonal de 1,5 metros. Además de esto, van a deber cumplir las reglas de aforo y desinfección establecidas.

Control del aforo en las playas

Acomodadores, cámaras de vigilancia, señalizaciones, aplicaciones para reportar del aforo disponible… Los municipios de poblaciones costeras han trabajado durante las últimas semanas para controlar el aforo en las playas.

Algunos municipios han ido mucho más allí y han prohibido ciertas ocupaciones. En Gijón (Principado de Asturias), por servirnos de un ejemplo, este verano no se podrá jugar a las palas o al fútbol. Además, se han cerrado entradas, se han predeterminado accesos exclusivos para ingresar o salir y en el momento en que en las tres playas urbanas esté la marea alta, unicamente se permitirá pasear y bañarse, pero no tomar el sol.

Nuevos hábitos que debemos adquirir tras la desescalada

Hasta aquí lo que afirma la ley. Sin embargo, durante estos meses deberíamos haber aprendido lo bastante para saber qué herramientas están en nuestras manos para combatir contra el COVID-19. Estos son los hábitos que ya deberían ser parte de nuestra rutina:

  • Salir de casa con la mascarilla puesta.
  • Lavado frecuente de manos, sobre todo al regresar de la calle y antes de comer.
  • Procurar no tocarnos las cara.
  • Mantener la distancia popular (1,5 metros).
  • Evitar tocar superficies de las ubicaciones recurrentes de nuestro edificio (manillas, elevadores, etcétera.).
  • Descalzarse al llegar a casa y dejar los zapatos en la entrada.
  • Desinfectar elementos personales, como las llaves, la cartera o el móvil.
  • Limpiar la casa con lejía (sin entremezclarla con otros modelos).
  • Ventilar toda la casa todos los días.
  • Integrar en la limpieza día tras día de la casa las puertas, las manillas, las llaves de la luz y el mando a distancia.
  • Lavar la ropa con agua caliente.

Fuentes:
Real Decreto-ley 21/2020, de 9 de junio, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, consultado el 16 de junio de 2020
Ayuntamiento de Gijón, consultado el 16 de junio de 2020

Vea también:

Es importante tener en consideración que esta información es solo para objetivos de información general. No constituye un consejo personal o una recomendación para ninguna persona o compañía de ningún producto o servicio.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page