La administración de antibióticos a la madre a lo largo del parto puede modificar el desarrollo de lugar de la flora o microbiota intestinal en el recién nacido. El estudio, publicado en el Journal of Pediatrics, exhibe que “hubo cambios esenciales en los bebés prematuros”.

La colonización inicial del intestino es la primera fuente de estimulación antigénica, que es clave para la maduración del sistema inmunológico. Según estudiosos del Consejo Avanzado de Indagaciones Científicas (CSIC), los cambios que se producen durante la formación de la flora intestinal aumentan el peligro de diversas anomalías de la salud.

Aunque esta es una práctica común en cerca del 30% de los partos, los efectos de los antibióticos recetados por las madres por diversas razones sobre el desarrollo de la microbiota neonatal aún no se han estudiado de forma sistemática. Según el protocolo de la Sociedad De españa de Ginecología y Obstetricia (SEGO) para la gestión de los centros de salud españoles, se tienen que utilizar antibióticos a lo largo del parto en presencia de determinadas bacterias como Streptococcus agalactiae. No debemos olvidar que, por servirnos de un ejemplo, esta bacteria puede mantenerse en la piel de los recién nacidos sin resultar dañada “, pero existe el riesgo de que ingrese a los pulmones y después cause neumonía por sepsis neonatal severa en las próximas formas.

Sin embargo, el estudioso del CSIC Miguel Gueimonda, que trabaja en el Instituto de la Lechería de Asturias, dijo: “Tiene un gran encontronazo en el posterior lugar de la microbiota en el recién nacido. La utilización de antibióticos a lo largo del periodo perinatal, incluyendo la profilaxis perinatal, cuando menos en el primer mes tras el nacimiento, aumentará el nivel de enterobacterias (microorganismos potencialmente patógenos) en la microbiota neonatal.

El equipo de investigación, que también estuvo formado por científicos del Servicio de Salud Pública del Principado de Asturias y la Facultad de Parma (Italia), examinó 40 recién nacidos, 27 prematuros y 13 nacidos completos en el primer período de tres meses. Usando tecnología de secuenciación de ADN a enorme escala, usaron la secuencia del gen del ARN ribosómico 16S para analizar la flora intestinal.

Bebé prematuro

Además de esto, asimismo realizaron una cuantificación específica de diferentes conjuntos microbianos. En comparación con los bebés nacidos totalmente sanos, los bebés prematuros tienen menos microorganismos simbióticos como Bifidobacterium y Bacteroides, que forman parte de la microbiota normal. “Estos cambios en las peculiaridades del nacimiento prematuro asimismo se ven agravados por la exposición a antibióticos a lo largo del periodo perinatal”, dijo Gueimonda.

Con este trabajo, los investigadores sentaron las bases de cara al desarrollo de estrategias de intervención dirigidas a corregir estos cambios, fomentar el establecimiento de la microbiota intestinal en bebés prematuros y limitar los efectos de los antibióticos en la microbiota durante el periodo perinatal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page