En la piel pueden aparecer múltiples lesiones, algunas nacemos con ellas, pero otras pueden desarrollarse a lo largo de nuestra vida. La mayoría de ellas serán benignas y no van a suponer ningún de inconveniente para el tolerante. Sin embargo, el diagnóstico temprano del cáncer de piel es esencial de cara al pronóstico de la patología y su curación.

Es esencial saber investigar nuestra piel para poder detectar lo antes posible los cambios que tienen la posibilidad de generarse en las máculas de la piel. Has de saber, que los cánceres de piel detectados y extirpados a tiempo son curables, con lo que es esencial asistir a un experto en caso de que dudemos o nos preocupe el aspecto de una mancha o lunar.

¿Qué máculas de la piel tienen que preocuparnos?

Existen tres géneros de cáncer de piel que tienen que conocerse: el carcinoma basocelular, el carcinoma escamoso y el melanoma malvado.

Carcinoma basocelular (CBC)

Es el más común de todos los cánceres de piel. Acostumbra crecer de forma muy lenta durante meses o años y dañar el tejido donde asienta. Algunos signos de alarma tienen la posibilidad de hacernos sospechar de la presencia de un carcinoma basocelular, si bien hay que tener presente que ciertos de ellos no son exclusivos de esta entidad y que pueden aparecer en otras afecciones dermatológicas como la psoriasis o el eczema. Los signos que tienen que llamar tu atención son:

  • Úlcera en la piel que no cura, forma costras durante semanas o meses.
  • Crecimiento de la lesión que forma bordes rosados, en ocasiones con pilíferos en su área.
  • Manchas rojas o rosadas en la piel del leño, cara o extremidades con descamación en superficie.
  • Protuberancias o nódulos perlados o translúcidos de color colorado, rosa o blanco
  • Manchas similares a una cicatriz de bordes poco establecidos de color pálido, amarillo o ceroso.

Carcinoma de células escamosas (CE)

Esta clase es mucho menos frecuente que el anterior, pero medra de forma más rápida. Puede extenderse al resto del organismo con apariencia de metástasis en los ganglios linfáticos y en otros órganos y provocar la desaparición si no se trata.

El carcinoma de células escamosas está de forma frecuente en áreas expuestas al sol, aunque puede manifestarse en cualquier área del cuerpo. Su aspecto es variado y puede manifestarse como un bulto, nódulo, úlcera o llaga de bordes elevados que forma costras y puede sangrar.

Melanoma malvado (MM)

Constituye el tipo menos recurrente de cáncer de piel, pero a su vez es el mucho más arriesgado cuyo pronóstico depende del diagnóstico precoz.

Puede aparecer sobre un lunar preexistente o, con mayor frecuencia, como una mancha pigmentada novedosa.

Para asistirnos a admitir los principales signos de observación del melanoma, la estrategia más usada es el ABCDE del Melanoma:

  • Asimetría (la mitad de un lunar es diferente a la otra).
  • Bordes irregulares (dispares, turbios o dentados).
  • Color (los más peligrosos son los rojizos, blanquecinos y azulados sobre lesiones de color negro).
  • Diámetro (cuando el lunar mide mucho más de 6 mm o incrementa de este tamaño).
  • Evolución (si experimenta cambios en cuanto a tamaño o forma).

¿Cómo examinarse la piel uno mismo?

Es recomendable autoexplorarnos la piel una vez al mes sin olvidar ninguna una parte del cuerpo, incluido el cuero cabelludo. ¡Sigue estos consejos!

  • Un instante ideal es después de ducharse; emplea un espéculo de cuerpo entero y un espéculo de mano y cerciórate de tener buena iluminación. Recuerda, ver la parte frontal y trasera de tu cuerpo en el espejo y comprobar a fondo desde la cabeza a los pies (solicita ayuda para revisar tu espalda).
  • No olvides examinar la cara, cuello, orejas, brazos y cuero cabelludo. Cuando examines tu cabeza usa un peine o un secador de pelo para mover el pelo y ver mejor o pídele a alguien que te ayude.
  • Presta particular a las próximas zonas, donde los signos y síntomas pueden pasar inadvertidos: uñas, palmas de las manos, zona genital, entre las nalgas, bajo el pecho, pies, plantas de los pies y entre los dedos.

Si tenemos cualquier duda sobre si una mancha cutánea es benigna o no, se aconseja buscar consejos profesional y preguntar a un dermatólogo.  Si te registras en Savia, la interfaz de servicios de salud digital de MAPFRE, lograras hablar gratis por chat con un dermatólogo para para resolver tus dudas.

REGÍSTRATE GRATIS

Lo que tienes que saber…

  • Ante cualquier duda sobre la benignidad de una lesión cutánea debemos buscar siempre y en todo momento asesoramiento profesional y preguntar a un dermatólogo.
  • Frente a una úlcera en la piel que no cura, una lesión que medra, protuberancias, lunares que cambian de tamaño, forma y/o color… es esencial preguntar.
  • En este sentido la autoexploración de nuestra piel una vez al mes es esencial para detectarlas y poder consultar a tiempo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page