El enfisema pulmonar

El enfisema pulmonar

El enfisema pulmonar se ha definido de la manera: “trastorno del enfriamiento pulmonar, caracterizado por el crecimiento de las cavidades aéreas del pulmón, acompañado de destrucción” (Informe de la Organización Mundial de la Salud). La definición es fácil y su concepto es bastante importante de entender. 

Hay discusiones clínicas y anatómicas del enfisema pulmonar acerca de la gran diversidad de cuadros de distensión de los espacios aéreos. Gran parte de la discusión gira alrededor de la magnitud de cambios tisulares necesarios para justificar el nombre de destrucción. 

Cuando ya se acepta la definición de enfisema, con todos sus requisitos, sabemos que se destruyen los tejidos y pueden identificarse varios cuadros clínicos y anatómicos. 

Tipos de enfisemas. 

No puede darse por sentado que hay uno solo, debido que en las patologías hay muchas modificaciones de una, que si bien poseen un mecanismo de acción parecido, pero que con el tiempo evolucionan:

Pulmón afectado por la patología.

Obstructivo.

Designa una lesión que ocurre principalmente en la región de los bronquiolos respiratorios, sin afectar el conducto alveolar, en las zonas más distales. Al aumentar el calibre de los bronquiolos respiratorios, las paredes pueden ser destruidas, lo cual produce cavidades aéreas aumentadas de volumen circunscritas en mayor o, menor medida. 

Difuso o generalizado. 

En este cuadro hay distensión de todos los elementos del lobulillo pulmonar primario; esto es: bronquiolos respiratorios, conductos, sacos alveolares. Así, pues, todo el pulmón incluido el parénquima periférico, se convierte en panal que llega hasta las superficies pleurales. 

Senil. 

Este nombre durante largo tiempo se aplicó a sujetos de edad avanzada con pulmón de barril que presentaban algo de aumento de los espacios aéreos pulmonares. Se dice que los cambios posturales del envejecimiento y el deterioro de las fibras elásticas y de reticulina del pulmón, con pérdida del rebote elástico del parénquima pulmonar, origina distensión progresiva. 

Focal. 

Esta variante se caracteriza por cambios localizados que se adaptan anatómicamente a los cuadros del enfisema centrolobulillar o panlobulillar. Es poco frecuente que cause síntomas clínicos. Suele ser producido por obstrucción parcial de una rama de los bronquios principales, y, en consecuencia suele observarse en carcinoma broncogénico o enfermedades inflamatorias locales. 

Ampolloso. 

Recibe este nombre el enfisema de la periferia de los pulmones que produce cavidades aéreas grandes, distendidas y semejantes a pelota cuyo diámetro excede de 1 cm. Estas ampollas suelen acompañar a alguno de los cuadros de enfisema que ya describimos; sin embargo, a veces se observan en pacientes jóvenes en quienes no hay cambios pulmonares subyacentes. 

Intersticial. 

Se llama enfisema intersticial a la llegada de aire al estroma de tejido conectivo de los pulmones, mediastino o tejido subcutáneo. El enfisema intersticial difiere por completo, anatómica y clínicamente. 

En este caso el enfisema ataca a personas con las siguientes índoles: niños con tos ferina, adultos con membranas diftérica, casos de obstrucción de las vías aéreas y sujetos que inhalan súbitamente gases irritantes. Son antecedentes menos frecuentes estos: introdución de instrumentos en vías aéreas, reanimación artificial y anestesia a presión positiva. 

Variantes del enfisema pulmonar.  

El síndrome de Hamman es una variante. Consiste en hiperinfla miento agudo de un segmento localizado de pulmón, que produce desgarro en el parénquima y origina enfisema intersticial. Por lo regular no hay enfisema pulmonar de importancia clínica como factor subyacente. 

Al ocurrir el desgarro, o a causa de la presión intersticial intrapulmonar, ocurre dolor torácico agudo que puede remedar ataque cardiaco. 

Curso clínico del enfisema pulmonar.

El enfisema es una patología de personas con más de 50 años, por lo común. Si la senectud y el envejecimiento fuesen factores importantes, sería lógico suponer que la frecuencia aumentará durante toda la vida; sin embargo, ya mencionamos que la frecuencia máxima es en el sexto decenio. 

Las manifestaciones clínicas principales son: 

  • Aumento del diámetro anteroposterior del tórax.
  • Disnea en el ejercicio. 
  • Tos crónica. 

No puede insistirse demasiado en la importancia del tabaquismo y la contaminación del aire en la etiología y el mantenimiento del enfisema. Si bien en estas lesiones está aumentado el espacio aéreo total de los pulmones, estos son incapaces de vaciarse y, en consecuencia, exigen actividad respiratoria mayor. 

Por eso es que en estas personas puede verse que la respiración es trabajosa porque allí participan los músculos accesorios para tratar de expulsar el aire. El enfisema limita de manera importante la actividad física; sin embargo, es compatible con supervivencia duradera. 

Posibles complicaciones del enfisema pulmonar.

Los fisiologos especialistas en aparato pulmonar insisten en que se diferencie entre el sobre enfriamiento sencillo de los espacios alveolares, característico de los cambios corrientes del envejecimiento, y el enfisema verdadero. Los pacientes que presentan algo de deformidad en tonel del tórax pueden no tener trastorno respiratorio. 

Los peligros principales son que progresa hasta causar incapacidad completa, infecciones sobreañadidas, insuficiencia cardiaca derecha y rotura de una ampolla enfisematosa que origina neumotórax. 

Morfología del enfisema pulmonar.

Las cavidades alveolares pueden tener aspecto roto e incompleto, pero en gran medida los orificios de los sacos alveolares. Las zonas enfisematosas son pálidas por la compresión de los vasos sanguíneos. Estos cambios pueden afectar todos los pulmones, lóbulos completos o ser subtotales. 

En el tipo llamado localizado quizá haya un solo foco, y debe buscarse la causa específica que originó participación focal. En todas las variantes, en las zonas afectadas de adviertes a menudo secreciones bronquiales excesivas o exudado. 

Prevención de esta patología. 

  • La principal prevención es alejarse de todos los ambientes que tengan un aire muy contaminado, es muy cierto que los gases contaminantes ya son parte de nuestro día a día, sin embargo, es importante estar consciente que debemos estar en espacios limpios. 
  • Disminuir el uso del tabaco es muy importante, tanto un fumador pasivo y activo pueden adquirir esta patología. 
  • Realizar ejercicio ayuda a regular nuestra respiración y la oxigenación de nuestro organismo.
  • Hacer calentamiento antes de iniciar el ejercicio, resulta súper importante, debido a realmente se regula la respiración durante los entrenamientos.
  • En tal caso de hacer uso de inhaladores o nebulizar en casa, hacerlo de una forma correcta de manera que no sean afectadas las cavidades pulmonares, en general todo el aparato respiratorio.

Puedes conseguir mucha más información en: 

https://www.who.int/respiratory/copd/es/

https://medlineplus.gov/spanish/emphysema.html

Deja un comentario