La demencia

La demencia

La demencia, es la pérdida irreversible de las capacidades intelectuales, incluyendo la memoria, la capacidad de expresarse y comunicarse adecuadamente, de organizar la vida cotidiana y de llevar una vida familiar, laboral y social autónoma. Conduce a un estado de dependencia total y finalmente, a la muerte.

Igualmente, para la Organización Mundial de la Salud, la demencia es un síndrome que implica el deterioro de la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria. 

También, existe cierta confusión en que si la demencia es consecuencia del envejecimiento. Esto no es así, envejecer no significa que una persona padezca de demencia, esto lo afirma la Organización Mundial de la Salud. 

Signos y síntomas de la demencia 

Estos signos y síntomas se dividen por etapas según la Organización Mundial de la Salud, debido a que la enfermedad es progresiva. En la medida que pasa el tiempo la enfermedad va en desarrollo y por lo tanto los síntomas y signos aumentan. 

1.Etapa temprana: aquí los familiares del paciente muy pocas veces se dan cuenta que esto está sucediendo, normalmente pasan desapercibido.

  • Se le olvidan algunas cosas. 
  • Pierden con facilidad la noción del tiempo. 
  • No se ubican cuando están en un lugar en específico.

2. Etapa intermedia: aquí es frecuente que los familiares comienzan a notar la enfermedad. Los signos y síntomas se vuelven limitantes para el que padece la enfermedad. 

  • Comienzan a olvidar eventos importantes, nombres de personas. 
  • No encuentran ubicación en su hogar. 
  • Les cuesta comunicarse, no recuerdan la mayoría de las cosas que dijeron anteriormente. 
  • Se les dificulta cumplir con su aseo personal. Se olvidan de cómo es este proceso, la importancia que tiene en su vida. 
  • Dan muchas vueltas en un mismo lugar, claro, no recuerdan que estuvieron allí antes, preguntan una y otra vez lo mismo.   

3. Etapa tardía: Ya el paciente depende totalmente de una persona, no suele realizar ninguna actividad. No cuenta con la capacidad de recordar, por eso su inactividad. 

  • No se ubica en tiempo y espacio. 
  • Le cuesta mucho reconocer a las personas mas cercanas, que son los familiares y amigos. 
  • Necesita mucho cuidado personal. El paciente por sí solo no puede hacer una higiene personal, se ha olvidado de esto. 
  • No camina bien, lo olvida. 
  • Comienza a tener comportamientos extraños. En algunos casos pueden llegar a ser muy agresivos. 

Datos de la demencia

  • Aproximadamente la mitad de éstos son causados por la enfermedad de Alzheimer.
  • El hecho de tener un pariente de sangre cercano que ha desarrollado la enfermedad aumenta el riesgo, aunque en algunas teorías dicen que en realidad la demencia no tiene origen hereditario. 
  • Debido a que las mujeres viven más años que los hombres son más propensas a desarrollarla.
  • La demencia es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores en el mundo entero.
  • La mayoría de los cuidadores de personas con demencia son familiares.
  • La demencia afecta a nivel mundial a unos 50 millones de personas, de las cuales alrededor del 60% viven en países de ingresos bajos y medios. Cada año se registran cerca de 10 millones de nuevos casos.
  • Se prevé que el número total de personas con demencia alcance los 82 millones en 2030 y 152 millones en 2050. Buena parte de ese incremento puede achacarse al hecho de que en los países de ingresos bajos y medios el número de personas con demencia tenderá a aumentar cada vez más. Esto según la Organización Mundial de la Salud. 

Causas de la demencia

 Degenerativas: 

 1.Corticales 

  • Enfermedad de Alzheimer. 
  • Demencia con cuerpos de Lewy. 
  • Demencia frontotemporal.

2.Subcorticales  

  • Enfermedad de Parkinson. 
  • Enfermedad de Huntington. 
  • Parálisis supranuclear progresiva. 
  • Degeneración espinocerebelosa. 
  • Calcificación de ganglios basales. 
  • Enfermedad de Wilson. 
  • Degeneración nigroestriatal. 
  • Demencia talámica.

También, entre otras causas están:

  • Demencia asociada a enfermedad de neurona motora. 
  • Trastornos desmielinizantes. 
  • Esclerosis múltiple.
  • Esclerosis lateral amiotrófica. 
  • Epilepsia mioclónica de Lafora.
  • Enfermedad de Hallervorden-Spatz.

Importancia del diagnóstico

Justamente, el diagnóstico ayuda a los pacientes y a sus familias a planear el futuro. Les da tiempo para discutir las opciones de cuidado, mientras el paciente todavía puede participar en la toma de decisiones. En efecto, el diagnóstico temprano también ofrece la mejor oportunidad para tratar sus síntomas de la enfermedad. 

Diagnóstico

Este diagnóstico debe ser acompañado con una valoración de las necesidades de apoyo del paciente, teniendo en cuenta la disponibilidad de recursos, así como las necesidades de los cuidadores. 

Por lo tanto, el diagnóstico de demencia es fundamentalmente clínico, basado en la entrevista con el paciente y sus familiares o cuidadores y en la exploración neuropsicológica y psicopatológica. 

Adicionalmente, existen determinadas pruebas complementarias (ej. Neuroimagen) que pueden ayudar a precisar o ampliar los datos de la anamnesis y de la exploración. Es muy recomendable que las acciones encaminadas al diagnóstico y a la caracterización de la demencia se realicen de forma protocolizada. 

En consecuencia, el diagnóstico diferencial del síndrome demencial incluye una serie de entidades que cursan con deterioro cognoscitivo, como el envejecimiento normal, el retraso mental, el delirium, la depresión, o los déficit cognoscitivos selectivos. Por lo tanto, es preciso recordar que en numerosas ocasiones pueden coexistir varios trastornos que afectan simultáneamente al funcionamiento cognoscitivo. Por ejemplo, pueden presentarse a la vez un síndrome demencial y un delirium. 

Tratamiento

No hay ningún tratamiento que pueda curar la demencia o revertir su evolución progresiva. Existen numerosos tratamientos nuevos que se están investigando y se encuentran en diversas etapas de los ensayos clínicos.

Sin embargo, sí existen numerosas intervenciones que se pueden ofrecer para apoyar y mejorar la vida de las personas con demencia y sus cuidadores y familias. Los objetivos principales de los servicios de atención relacionados con la demencia son:

  • Diagnosticarla precozmente para posibilitar un tratamiento precoz y óptimo.
  • Optimizar la salud física, la cognición, la actividad y el bienestar.
  • Identificar y tratar enfermedades físicas concomitantes.
  • Detectar y tratar los síntomas conductuales y psicológicos problemáticos.
  • Proporcionar información y apoyo a largo plazo a los cuidadores.

Impacto en las familias.

Para la OMS, la demencia tiene un efecto abrumador en las familias de las personas afectadas y sus cuidadores. A menudo surgen presiones físicas, emocionales y económicas que pueden causar mucho estrés a las familias y cuidadores, que necesitan recibir apoyo por parte de los servicios sanitarios, sociales, financieros y jurídicos pertinentes.

Deja un comentario