Las neoplasias o cáncer.

Las neoplasias o cáncer.

Las neoplasias o cáncer Según la OMS el cáncer es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial, los cánceres o neoplasias que son más comunes son los de pulmón, hígado, estómago, colon y mama. Si hablamos de cáncer con respecto a incidencia en hombres o mujeres es distinta debido a que un cáncer de mama es visto en mayor cantidad en mujeres que en hombres, es por esto que no se hacen similitudes de géneros en estos casos. 

Las neoplasias o cáncer en la mayoría de casos es producto de estos 5 factores de riesgo: 

  • Índice de masa corporal elevado. 
  • Ingesta reducida de verduras y frutas. 
  • Falta de actividad física. 
  • Consumo de tabaco. 
  • Consumo de alcohol. 

Puedes encontrar más datos en: 

https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/cancer

Aspectos clínicos de las neoplasias o cáncer. 

En última instancia, el interés excluido del estudio de tumores resulta de su importancia clínica. Si bien es imposible revisar aunque sea brevemente, todo el campo de este extensísimo tema, cuatro aspectos que merecen atención; a saber: 

  1. Factores que modifican la probabilidad que aparezca cáncer. 
  2. Métodos de diagnóstico de laboratorio. 
  3. Efecto del cáncer en el paciente. 
  4. Tratamiento disponible. 

Factores que modifican la probabilidad de que aparezca cáncer. 

Por desgracia o por fortuna, no hay métodos para predecir quienes presentarán las neoplasias o cáncer y quienes no la presentaran. Sin embargo, varios factores modifican la probabilidad. 

Por ejemplo: la distribución geográfica de las neoplasias o cáncer adopta muchos cuadros extraños. El carcinoma mamario quizá sea el tumor más frecuente en mujeres de Estados Unidos, Inglaterra y Europa. En cambio es poco frecuente en Japón. 

El cáncer de hígado es una variante poco corriente de enfermedad maligna en Inglaterra y en Estados Unidos, pero se observa con bastante frecuencia en Japón y es frecuente en Sudáfrica, donde a menudo ataca a jóvenes al igual que adultos. 

La distribución geográfica del cáncer no se puede predecir.

Herencia en las neoplasias o cáncer. 

Es muy discutido el tema de susceptibilidad familiar o de susceptibilidad individual heredada al cáncer. Hay pocas enfermedades familiares que entrañan riesgo alto de cáncer; algunos conceptos actuales lo resumen de la siguiente manera: 

  • No hay tendencia familiar generalizada a la aparición de cáncer. 
  • Hay susceptibilidad heredofamiliar al cancer de organos dados; por ejemplo: carcinoma gástrico y carcinoma mamario. Las descendientes de mujeres que han padecido o padecen carcinoma de la glándula mamaria tienen mayor probabilidad de sufrir que los grupos testigo. 
  • En términos generales, los sujetos que padecen una neoplasia no tienen mayor susceptibilidad al cáncer en algún otro tejido u órgano. 
  • Los pacientes de cáncer muestran mayor susceptibilidad que los grupos testigos a una segunda neoplasia en el mismo órgano o tejido. 

Dicho de otra manera: no parece haber predisposición hereditaria al cáncer en general, sino tendencia familiar bastante bien establecida a un tejido en específico. Por ejemplo: la frecuencia de cáncer mamario en madres y hermanas de mujeres que padecen este cáncer excede netamente de la calculada para la población general. 

No parece haber predisposición hereditaria real al cáncer.

Envejecimiento y el cáncer. 

El envejecimiento tiene efecto indiscutible en la probabilidad de presentar cáncer. Con pocas excepciones, el cáncer es mucho más frecuente en los últimos decenios, y la frecuencia asciende progresivamente durante toda la vida. Según datos del Departamento de Massachusetts, por ejemplo, la mortalidad por cáncer gástrico y carcinoma broncógeno se duplica cada 10 años después de los 30 años de edad. 

El sexo parece modificar la manera importante la susceptibilidad a clases específicas de cáncer. El carcinoma del estómago es mucho más frecuente en hombres que en mujeres, pero esta diferencia suele desaparecer progresivamente con el tiempo, quizá conforme el tabaquismo se extiende en mujeres. 

Un buen estilo de vida da como consecuencia una longevidad sana.

Diagnóstico del cáncer. 

Es notable en esta época, en la cual el hombre está a punto de dominar el espacio extraterrestre, el diagnóstico de cáncer siga fundandose de manera principal en la noción subjetiva del patólogo. Muchos doctores podrían pensar que el diagnóstico anatómico está fundado en requisitos precisos, pero esto no es así debido a que cada organismo es distinto, con respuestas distintas. 

Los tumores no son obligadamente benignos o malignos, las alteraciones epiteliales, de la índole de las que se observan frecuentemente en el cuello del útero, recorren toda la gama desde la normalidad hasta la célula netamente anaplásica (diferencia de células que componen un tumor), y en medio hay una zona gris de incertidumbre. 

Es comprensible que el médico patólogo y oncólogo, en cuanto a algunas lesiones, el diagnóstico morfológico puede ser dificilísimo, incluso en circunstancias óptimas. Así, pues es muy importante que el médico tome la muestra de biopsia más adecuada posible. 

Ello significa, tamaño adecuado compatible con las circunstancias clínicas, elección meticulosa de la zona, no solo para incluir indudablemente la lesión, sino también para evitar zonas de necrosis e infección sobreañadida. En resumen el diagnóstico patológico no puede alcanzar exactitud máxima en un vacío clínico. 

Biopsia cutánea.

Diagnóstico histológico. 

El estudio histológico sigue siendo el método más valedero para diagnosticar neoplasias. En tumores de pequeño volumen, la biopsia preferiblemente es por extirpación. En lesiones más voluminosas está indicada y es menos peligrosa la biopsia subtotal o por incisión. Se discute mucho el peligro que entraña cortar un tumor y esperar tres o cuatro días para efectuar la cirugía definitiva. 

Biopsia por aguja; biopsia por aspiración. 

Esta técnica, aunque no se emplea mucho, ha resultado muy adecuada en manos competentes. Tiene aplicación máxima cuando se necesitan muestras de tejido hepático, y en la actualidad se utiliza a veces en riñón, bazo, incluso pulmones. Este método de biopsia exige gran experiencia por parte del médico para obtener un cilindro adecuado y someterlo a corte. 

El método es a ciegas y con facilidad puede no obtenerse una muestra del nódulo. Además, tiene peligros como una posible hemorragia, fístulas biliares en pacientes de ictericia obstructiva, y desgarro de la cápsula esplénica, este procedimiento se torna muy frágil si el órgano está muy afectado. 

Sin embargo, este método tiene muchas ventajas, necesita poca preparación  la hora de realizar el procedimiento y sólo exige la anestesia con novocaína de forma localizada, puede realizarse de forma clínica o ambulatoria. Pero a pesar de tener un rango de ventaja, la biopsia por agujas solo se emplea en la actualidad en circunstancia especiales. 

Puedes profundizar más de este tema por: 

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31761807/

Deja un comentario