Más que neuronas.

Más que neuronas.

Más que neuronas, decimos esta expresión es porque, es una célula nerviosa que consiste en un cuerpo celular, un número variable de pequeñas prolongaciones llamadas dendritas y una prolongación más larga denominada cilindroeje o axón. Hay grandes variaciones en tamaño y forma dentro de los límites normales. 

La representación clásica del cuerpo celular consiste en una estructura poligonal con núcleo preciso que incluye un núcleo voluminoso. Con colorantes cromáticos como hematoxilina y eosina, o con las anilinas básicas como vileta cresilo, tionina o azul. 

La capacidad reaccional de la celular nerviosa en los estados patológicos el limitada. La reacción del cuerpo celular mismo suele apreciarse de manera óptima con coloraciones como la de Nissl o la de hematoxilina y eosina. 

En esta sección no ocuparemos de los cambios morfológicos que ocurren en el cuerpo celular. La nomenclatura de las diversas alteraciones de las células nerviosas, y también de la neurología, la complejidad en este tema es más aparente que real, que es más que neuronas.

Por eso si eres estudiante de alguna carrera de la salud debes considerar que en realidad es más que neuronas son los cambios descritos como completamente distintos, las reacciones de las células en otros sistemas y órganos de la economía. 

Reacciones axónicas. 

Se da este nombre a la sucesión de acontecimientos que se observan en el cuerpo cuando el axón se corta o se lesiona. El cilindroeje y la cubierta de mielina distalmente a la lesión degeneran por último, y si ello ocurre en el sistema nervioso periférico, experimentan regeneración. 

La reacción axónica, modificación celular de índole retrógrada, es un efecto indirecto, pero hay muchos estados patológicos que lesionan directamente el cuerpo celular. Pueden ser agudos, como la necrosis por infarto, o muy crónicos como en los procesos degenerativos, como la esclerosis lateral amiotrófica; además, pueden tener carácter intermedio.

Cambios neuronales de tipo agudo. 

En la lesión aguda, la primera manifestación es pérdida de la función, sin modificaciones morfológicas. En esta etapa la célula nerviosa se halla en estado de crisis. Puede recuperarse la función, con modificaciones estructurales o sin ellas, o la célula puede morir. 

La célula se torna tumefacta y se borran sus ángulos. Ocurre disolución de la substancia de Nissl, el núcleo se hincha y se desplaza la periferia. Este cambio a menudo es idéntico al de la reacción axonal, y probablemente la célula sea viable. 

Otra forma importante de cambio celular agudo se denomina isquémico porque aparece característicamente en los trastornos de esta índole. La célula está, contraída aumenta su angularidad y las propagaciones se destacan notablemente y toman un aspecto tortuoso con colorantes celulares. 

Cambios neuronales de tipo crónico.

La afección crónica del cuerpo celular muchas veces es difícil de valorar. El cuadro suele consistir en atrofia con disminución del tamaño de la célula, hipercromatismo del citoplasma y el núcleo e irregularidad de las envolturas de estos elementos. 

En los padecimientos agudos y crónicos de la célula nerviosa, hay modificaciones paralelas más o menos intensas en la neurología y en los vasos sanguíneos. Aunque siempre siempre hay una etapa temprana en la que la reacción neurológica y vascular puede faltar, merece la pena recordar la regla de que todo cambio en una célula nerviosa debe considerarse con sospecha hasta que aparezcan signos de reacción neurológica y vascular. 

Cambios neuronales diversos. 

Algunas modificaciones en los cuerpos de las células nerviosas no corresponden a los tipos mencionados. A veces, en el contorno de una lesión vascular o traumática se aprecian células nerviosas mineralizadas; son células muertas que, por alguna causa, no experimentan fagicitosis en su superfecie. 

En la enfermedad de Alzheimer los métodos de impregnación argéntica revelan disposición enmarañada y conglutinada del aparato neurofibrilar. En la rabia y otras virosis, en el citoplasma se aprecian cuerpos de inclusión. 

La lipofuscina o lipocromo es un líquido que se acumula en el citoplasma de muchas células nerviosas. Es más notable al avanzar la edad. Se conocen mal de carácter químico y su importancia, pero es evidente que puede aparecer en gran cantidad en las células nerviosas sin que estas pierdan su función. 

Con las tecnicas histologicas celulares corrientes, se presenta como acumulacion en el citoplasma de gránulos verdes, amarillos o pardos dorados. Es más que neuronas, son todas las estructuras que la hacen ser lo que son.

Aquí demostramos que en realidad es más que neuronas:

La neuroglia. 

El cerebro posee células intersticiales especializadas llamadas neuroglia que tiene funciones de sostén, de reparación y probablemente metabólicas. La participación de la neuroglia en la lesión y la reparación no excluye la participación de los demás elementos que intervienen en el resto de la economía. 

En la reacción a la lesión la neuroglia es el elemento especial del sistema nervioso. Hay tres tipos de células neurogliales: la astroglia y la oligodendroglia son de origen ectodérmico; la microglia deriva de mesodermo. 

Astroglia.  

Las células de astroglia o astrocitos se identifican en las coloraciones celulares por poseer  núcleo redondo u ovalado sin nucleolo, red cromatínica abierta y a veces un cuerpo cromatínico neto llamado centrosoma. El núcleo es algo menor que el de células nerviosas más grandes. 

Las prolongaciones de los astrocitos se aprecian valiéndose de tinciones cromáticas, especialmente cuando hay un estado patológico, pero se estudian mejor en preparados teñidos con el método de cloruro de oro de cajal. 

Oligodendroglia. 

Proviene del neuroectodermo. En las coloraciones cromáticas, presentan núcleos redondeados que poseen acúmulos bastantes densos de cromatina; este carácter, además de su menor tamaño, las diferencia de los astrocitos. Las prolongaciones son cortas y escasas. No se fijan a los vasos. 

Cuando las células satélites de oligodendroglia experimenta tumefacción, la neurona puede presentar un aspecto curioso; el citoplasma no se tiñe con los colorantes celulares y, sin embargo, causa escotaduras en la neurona semilíquida, la célula parece haber experimentado mordeduras redondas. 

Microglia. 

Las células de microglia, a diferencia de los astrocitos y de las células de oligodendroglia, provienen del mesodermo. Con los colorantes cromáticos, se presentan como núcleos pequeños, alargados o semilunares, de tamaños más o menos igual al del núcleo de una célula endotelial capilar, con la que a veces se confunden. 

En estados patológicos más crónica e inactivos, y sobre todo en las neurosífilis, las células de microglia aumenta de número, se tornan alargadas y en el citoplasma se deposita hierro.

Aquí les pudimos demostrar, que no solo es la neuronas, es más que neuronas, las vemos de forma normal sino que tiene más componentes e incluso se dividen en partes. Por ello te dejamos más información de patologías a nivel celular. 

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23350333/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31219465/

www.activatucerebro.es

Deja un comentario