TOC y depresión

TOC y depresión

TOC y depresión son palabras que todos hemos escuchado alguna vez, este 2020 ha sido quizá una de las entradas más buscadas en los distintos navegadores, debido a los grandes cambios en el estilo de vida de las personas. 

Trastorno obsesivo compulsivo.

TOC y depresión son enfermedades como cualquier otra. El TOC que es el trastorno obsesivo compulsivo, es crónico, es decir, perdura en el tiempo. Se caracteriza por presentar dos síntomas específicos denominados obsesiones y compulsiones, donde la persona que los padece no puede tener control total de lo que realiza. 

La contaminación: las personas piensan o sienten que se pueden contaminar o ensuciar por tocar distintas cosas (animales, basura, desechos corporales como sangre, sudor, heces), pueden pensar que enfermaron o que contagiaran a alguien más.

Agresividad: puede tener pensamientos o impulsos de lastimar a alguien querido, o ser el responsable de esa situación por no ser cuidadosos. Y por supuesto nunca lo hacen, ya que saben que es ilógico.

En el orden y la simetría de las cosas:  tienen la idea de que las cosas tiene que estar en un orden específico o que se tienen que acomodar de una manera especial “porque así tiene que ser” o porque algo podría pasar si no lo acomoda (un accidente o mala suerte).

En el campo sexual y religioso: a su mente llegan pensamientos sexuales perversos o prohibidos y no se los puede quitar (aunque los reconoce como absurdos). También hay a quien le llegan imágenes ofensivas a Dios o malas palabras que no puede evitar.

Diferencias entre obsesión y compulsión. 

Las compulsiones se le denominan a las conductas que la persona que tiene obsesiones que realiza para bajar la ansiedad, las cuales se van volviendo repetitivas, ilógicas y le exigen tiempo, además de que solo bajan la ansiedad momentáneamente.

Las obsesiones en cambio, se definen como cualquier pensamiento, imagen o impulso que viene a la mente de manera recurrente, persistentes que se experimentan en algún momento del trastorno como intrusos e inapropiados y que causan ansiedad o malestar significativo.

Tratamiento del TOC. 

Los pacientes con TOC y depresión requieren de múltiples tratamientos, por ejemplo, TCC (terapia cognitiva conductual), fármacos, entrenamiento conductual para los familiares, etc. Usualmente, dicha variedad de tratamientos será más efectiva si está integrada e impartida por múltiples profesionales. 

Terapia Cognitivo Conductual (TCC): de éstas específicamente exposición y respuesta preventiva, que reducen los síntomas, este tipo de terapia es considerada el tratamiento psicosocial para el TOC. 

Tratamiento farmacológico: es relativamente simple y directo, se lleva a cabo con diversos antidepresivos de preferencia clorimipramina o ISRS (inhibidores selectivos de recaptura de serotonina).

La depresión.

Todo el mundo se siente triste o decaído de vez en cuando, pero estos sentimientos suelen
desaparecer en poco tiempo. La depresión, también llamada “depresión clínica” o “trastorno
depresivo”, es un trastorno del estado de ánimo que causa síntomas de angustia,
que afectan
cómo se siente, piensa y coordina las actividades diarias, como dormir, comer o trabajar.

Para recibir un diagnóstico de depresión, los síntomas deben estar presentes la mayor parte del día, casi todos los días, durante por lo menos dos semanas.

Síntomas y signos de la depresión. 

La tristeza es solo una pequeña parte de la depresión. Es posible que algunas personas con depresión ni siquiera se sientan tristes. Las personas pueden tener síntomas diferentes. Algunos síntomas de depresión incluyen según el National Institute of Mental Health: 

• Tristeza, ansiedad o “vacío”.

• La persona presenta mucho pesimismo o falta de esperanza.

• Tienden a sentirse culpables o impotentes cuando creen que algo no les sale bien.

• Pérdida de interés o placer en las actividades y los pasatiempos.

• No tienen energía, pueden presentar fatiga o sensación de que está más lento.

• Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones.

• Suelen dormir mal, pero despertarse temprano por la mañana o dormir demasiado, en horas en las que no es acorde dormir.

• Cambios en el apetito o el peso.

• Pensamientos de muerte o suicidio, o intentos de suicidio.

• Inquietud o irritabilidad.

• Dolores y molestias, entre ellos, dolores de cabeza y calambres, o problemas digestivos, sin una causa física aparente, o que no se alivian ni con tratamiento.

Depresión en distintas personas. 

Las mujeres padecen de TOC y depresión con más frecuencia que los hombres. Hay factores biológicos, de ciclo de vida y hormonales que solo tienen las mujeres y que pueden estar relacionados con la tasa de depresión más alta de estas. Las mujeres que están deprimidas suelen tener síntomas de tristeza, sufren de falta de autoestima y tienen sentimientos de culpabilidad.

Los hombres con depresión son más propensos a sentirse muy cansados, irritables y, a veces, enojados. Pueden perder el interés en el trabajo o las actividades que antes disfrutaban, tener dificultad para dormir o comportarse de modo irresponsable, como consumiendo drogas o alcohol. Muchos hombres no reconocen que tienen depresión y no buscan ayuda.

Las personas mayores con depresión pueden tener síntomas menos evidentes o pueden ser menos propensos a aceptar que tienen sentimientos de tristeza o pena. También son más propensos a tener trastornos médicos, como problemas cardíacos, que pueden causar o contribuir a la depresión.

Los niños pequeños con depresión pueden fingir estar enfermos y negarse a ir a la escuela, aferrarse a sus padres, o preocuparse de que uno de sus padres se muera.

Los adolescentes con depresión pueden tener problemas en la escuela o estar de mal humor o irritables. Los adolescentes con depresión pueden tener síntomas de otros trastornos, como ansiedad, trastornos de la alimentación o drogadicción.

Tratamiento para la depresión. 

El primer paso para obtener el tratamiento adecuado es consultar con un proveedor de atención médica o un profesional de la salud mental, como un psiquiatra o un psicólogo. Su proveedor de atención médica puede hacerle un examen, una entrevista y pruebas de laboratorio para descartar otros problemas de salud que pueden tener los mismos síntomas que la depresión. 

Una vez diagnosticada, el TOC y depresión se puede tratar con medicamentos, psicoterapia o una combinación de ambos. Si estos tratamientos no disminuyen los síntomas, otra opción que se puede considerar es la terapia de estimulación cerebral.

Puedes conseguir más información de estos temas en: 

http://www.scielo.org.pe/pdf/rnp/v80n1/a06v80n1.pdf

https://www.who.int/topics/depression/es/

http://www.acnweb.org/acta/2002_18_1_51.pdf

Deja un comentario